¡SOY CAPAZ! SESIÓN Nº 32 TUTORÍA 1º


Sesión de aprendizaje de tutortía Nº 32 titulado ¡SOY CAPAZ! para primer grado de nivel secundaria.

Sesión 32: ¡SOY CAPAZ!

  1. I.                      APRENDIZAJE ESPERADO:

Dimensión  : Desarrollo Personal

Eje: Habilidades socioemocionales

¿Qué buscamos? Que las y los estudiantes identifiquen sus capacidades personales en diferentes áreas.

GRADO/SEC/CICLO

 

1°  “C”

VI

FECHA

DURACIÓN

2019

90

PROFESOR

AUGUSTO CASTRO CUYA

IE.”SMP” YAULI

MATERIALES

Cuestionario "Explorando mis inteligencias" (anexo 1), lectura "Inteligencias múltiples" (anexo 2).

Revisión de acuerdos: Tiempo 10’

Revisamos los acuerdos propuestos con los estudiantes, evaluamos los que ya vienen cumpliéndose y buscamos establecer nuevos acuerdos en función a los temas tratados.

           

 

Momentos

Actividades

PRESENTACIÓN

Motivación y exploración. 10 MIN.

Invitamos a los estudiantes a pensar en lo siguiente:

 ¿Qué son las capacidades humanas?

Respuesta sugerida: Es todo aquello que aprendemos a hacer y que se convierte en

nuestras fortalezas para enfrentar la vida.

Escuche algunas respuestas y complemente si lo considera necesario.

 

DESARROLLO

información y orientación. 50 MIN.

 

Ahora, veamos “Lidya” (ver Anexo 1) y leamos juntos este relato.

Una vez finalizada la lectura, proponga las siguientes preguntas y escuche algunas respuestas.

¿Qué les gustó o llamó la atención de la historia de Lidya?

Respuesta sugerida: En una situación tan difícil que vivió, en la que perdió la movilidad de sus piernas, ella se centró en sus capacidades y no en lo que no podía hacer. Ella utilizó sus capacidades para salir adelante y vivir una vida plena.

Mis capacidades ¿Todos tenemos capacidades?

Respuesta sugerida: Sí, todos tenemos capacidades. Las capacidades se aprenden y

todos las vamos desarrollando de acuerdo a las experiencias que vivimos. Todos

podemos desarrollar las capacidades que nos propongamos a lo largo de nuestras

vidas.

Escuche algunas respuestas solicitando que quienes participen justifiquen su respuesta.

Ahora, veamos “Mis capacidades” (ver Anexo 2) y desarrollemos la actividad.

Para esta actividad, asigne unos minutos. Según el tiempo del que disponga puede pedirles que en grupos pequeños (máximo de tres estudiantes) compartan sus respuestas y busquen las semejanzas y diferencias. Si el tiempo de la sesión está concluyendo puede solicitar que algunos voluntarios compartan sus capacidades con toda la clase. También escuche algunas respuestas sobre las capacidades que aún no tienen pero que les gustaría desarrollar.

CIERRE 20 MINUTOS

 

Para finalizar reflexione con el grupo sobre lo siguiente:

• ¿Por qué es importante que reconozcamos nuestras capacidades personales?

Respuestas posibles: Porque podemos seguir desarrollándolas, porque nos

ayuda a tener confianza en nosotros mismos, porque nos ayudará a elegir qué

seguir desarrollando en el futuro, porque así podemos identificar qué

capacidades tenemos y otras que nos gustaría tener, entre otras.

• ¿Qué podemos hacer para seguir fortaleciendo nuestras capacidades y para

desarrollar otras?

Respuestas posibles: Seguir aprendiéndolas, practicándolas, explorándolas, entre otras.

 

Toma de decisiones

Promover que los estudiantes identifiquen y valoren sus capacidades personales.

Después de la hora de tutoría

Indicar a los estudiantes que compartan con sus padres o apoderados las capacidades

que les gustaría desarrollar y de qué manera ellos pueden ayudarlos.

 

Vº Bº Coordinador de Tutoría                               Sub Director                                   Prof. de Área

 

DIRECTOR

 

Anexo 1

Lidya 1

 

En mi cabeza hay muchas ideas de cómo relatar mi historia…pero es difícil plasmar en un

papel todo lo que ha pasado, sentimientos, experiencias, sensaciones…Por lo que creo que,

empezaré por lo más simple: presentarme. Mi nombre es Lidya. Tengo 34 años y hace 12 años

que sufrí una lesión medular debido a un accidente de tráfico. Tenía 22 años cuando choqué

con mi coche y mi vida, en ese preciso instante, dio un giro de 180 grados, no pude volver a

caminar, desde ese día uso una silla de ruedas. Cuando tienes 22 años y te pasa algo tan

límite en tu vida como una discapacidad como la mía, para mí solo hay dos opciones, vivir o no

vivir. Yo decidí vivir y así lo hice. Tomé la decisión de ir adelante, sin pensar donde estaban las

limitaciones, simplemente andar el camino como cualquier otra persona… ¿Por qué tenía que

plantearme que yo era distinta? ¿Por qué tenía que pensar si podía o no hacer algo? Yo sabía

que era igual que los demás, que sentía igual que los demás y que por supuesto, podía hacer

lo mismo que los demás; Había que organizarse y empezar a ver que quería hacer.

Decidí volver a la Universidad. A lo largo de estos años he ido aprendiendo a solucionar las

cosas cotidianas, por ejemplo que hay escaleras… no hay nada mejor como mirar a tu

alrededor, buscar una persona cerca y pedirle ayuda. La gente es amable. Te ayudan. Y en

cuanto a las barreras mentales, la gente ve lo que tú proyectes, lo que tú sientas, lo que

irradies… ¿Nunca os ha pasado que os miráis una mañana al espejo y os veis feísimos? Pues

seguro que el mundo te verá feísimo. Ahora, si te sientes feliz, lleno, guapo, positivo y caminas

por la vida siendo tú, sin pensar en qué no puedes hacer, sino trasmitiendo lo que si puedes,

eso verán los que tienes enfrente y la situación será mucho más fácil para todos. Retomando

mis vivencias universitarias, estudié Nutrición Humana y Dietética, y a pesar de muchas

dificultades logré graduarme.

Comencé con la búsqueda de un trabajo. Llegaron las entrevistas de selección. Lógicamente

en mi Hoja de Vida no había puesto mi discapacidad, sino mis capacidades. Me gusta hablar

de personas con distintas capacidades y no de personas con discapacidad. Ahora tengo un

trabajo que me llena. Llevo seis años trabajando para la Industria Farmacéutica, hace un año

que soy responsable de un equipo de trece personas, a las cuales admiro y respeto

profundamente. Con ellos aprendo cada día cosas nuevas y creen en mí. Y por qué no decirlo,

somos grandes profesionales con capacidades diferentes A la vez, tenía que ir organizando mi

vida personal y volver a recuperar mis hobbies y por qué no… realizar actividades nuevas que

hubiese hecho antes de mi accidente. Así que me puse en marcha para ver dónde y cómo

podía esquiar, nadar, conducir, etc. Y lo hice. Ahora esquío con una silla adaptada, nado como

cualquier otro, conduzco mi coche con los mandos en el volante y aprendí a hacer

submarinismo. El maravilloso mundo del mar me dio nuevas oportunidades. Me sentía libre ¡Al

fin un mundo sin escaleras! Este mismo año me he casado. Fue una ceremonia muy emotiva,

rodeada de todos aquellos que me quieren por ser quien soy. De todos aquellos que me han

apoyado siempre y han surcado el camino a nuestro lado, sin hacer preguntas, solo dándonos

su sonrisa en todos los momentos que la hemos necesitado. Gracias, muchas gracias por

hacer de este mundo algo mejor.

Espero haber podido transmitir en mi relato que se puede. Que se debe ir adelante. Que la vida

es un regalo maravilloso y hay que aprovecharla. Que las personas como yo, con diferentes

capacidades, somos iguales. Solo hay que saber mirar a través del cristal.

 

Anexo 2

Mis capacidades

 

Subraya con un color, cuatro aspectos en los que sientes que eres bueno o que haces

bien. Con otro color señala una capacidad que te llama la atención y que te gustaría

desarrollar.

 

1,184 Vistas