Los principios que orientan la educación inicial.


Los principio que orientan la educación inicial son: El principio de respeto, seguridad, buen estado de salud, de autonomía, de movimiento, de comunicación y de juego libre.

PRINCIPIOS QUE ORIENTAN LA EDUCACIÓN INICIAL

Principio de respeto:

Considera la importancia de crear condiciones que respeten los

procesos y necesidades vitales que nuestros niños y niñas requieren para desarrollarse

plenamente. Respetar al niño como sujeto implica reconocer sus derechos, valorar su

forma de ser y hacer en el mundo, lo que supone considerar su ritmo, nivel madurativo,

características particulares y culturales, que hacen de él un ser único y especial.

Principio de seguridad:

Constituye la base para el desarrollo de una personalidad

estable y armoniosa en el niño, la cual se construye a través del vínculo afectivo, la

calidad de los cuidados que recibe, y la posibilidad de actuar e interactuar con libertad

en espacios seguros que permitan el desarrollo de su potencial natural. A partir del

placer de sentirse seguro, es que los niños y las niñas podrán separarse y diferenciarse

para construir su propia identidad, desarrollar progresivamente su autonomía y

atreverse a salir al mundo para explorarlo.

Principio de un buen estado de salud:

No implica únicamente la atención física

del niño y niña; se trata de un cuidado integral. Según la Organización Mundial de

la Salud (OMS), la salud es entendida como “…un estado de completo bienestar

físico, psicológico y social, y no meramente la ausencia de enfermedad” (OMS, 2006,

p. 1). Por lo tanto, la salud involucra un estado de bienestar en el aspecto físico,

mental y social; está relacionada a conductas, estilos de vida, entornos físicos y

sociales saludables; y pone énfasis en acciones educativas que faciliten la participación

social y el fortalecimiento de las capacidades de las familias en el mantenimiento,

mejoramiento y recuperación de la salud de los niños y las niñas.

Principio de autonomía:

Tiene como base la convicción de que los niños y las niñas

son capaces de desarrollarse, aprender y construirse a sí mismos, siempre y cuando

se garantice las condiciones físicas y afectivas que requieren para ello. De este modo,

serán capaces de realizar acciones a partir de su propia iniciativa.

Principio de movimiento:

El movimiento libre constituye un factor esencial en

el desarrollo integral del niño, pues le permite expresarse, comunicarse, adquirir

posturas, desplazamientos y desarrollar su pensamiento. Es importante que los

niños y las niñas desplieguen al máximo sus iniciativas de movimiento y acción para

conocerse y conocer el mundo que los rodea. Además, el movimiento libre es un

elemento fundamental en la construcción de la personalidad.

Principio de comunicación:

La comunicación es una necesidad esencial y absoluta,

que se origina desde el inicio de la vida con las interacciones y en el placer de las

transformaciones recíprocas. Por tanto, en los primeros años de vida, es importante

considerar al bebé o al niño como un interlocutor válido, con capacidades

comunicativas y expresivas.

Principio de juego libre:

Jugar es una actividad libre y esencialmente placentera,

no impuesta o dirigida desde afuera. Le permite al niño, de manera natural, tomar

decisiones, asumir roles, establecer reglas y negociar según las diferentes situaciones.

A través del juego, los niños y las niñas movilizan distintas habilidades cognitivas,

motoras, sociales y comunicativas.

67 Vistas