Tolerancia a la frustración SESIÓN Nº 09 TUTORÍA 3º SECUNDARIA.


Sesión de aprendizaje del área de tutoría titulado TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN del 3º de secundaria.

Sesión 09: Tolerancia a la frustración

 

  1. I.                     APRENDIZAJE ESPERADO:

Dimensión: Desarrollo Personal

Eje: Habilidades socioemocionales

¿Qué buscamos? Que las y los estudiantes reflexionen en torno a los pensamientos, emociones, que surgen antes de la aparición del sentimiento de la frustración. Asimismo, que observen y analicen sus consecuencias, a fin de que tomen conciencia y la

afronten.

GRADO/SEC/CICLO

 

3°  A-B-C-D

VI

FECHA

DURACIÓN

2019

90’

PROFESOR

AUGUSTO CASTRO CUYA

IE.”SMP” YAULI

MATERIALES

Ficha de lectura (anexo 1), “La tolerancia y la frustración” (anexo 2), papelotes, plumones, hojas con anexos, cinta adhesiva.

Revisión de acuerdos: Tiempo 10’

En plenaria, la coordinadora o coordinador del aula pide a la secretaria o secretario que lea los acuerdos y compromisos asumidos en la sesión anterior para evaluar su nivel de cumplimiento (que va de 0%, 50%, 75% o 100%). El grupo felicita el logro o brinda sugerencias para su consecución.

           

 

Momentos

Actividades

PRESENTACIÓN

Motivación y exploración. 15 MIN.

Solicitamos a las y los estudiantes que lean y analicen la ficha consignada en el

anexo 01 “Identificación de las creencias equivocadas que pueden estar

provocándote”, en equipos de tres personas. Orientamos la actividad con las

siguientes preguntas:

¿En qué situaciones se manifiestan?, ¿Qué consecuencias podrían traer?

A continuación y siempre en equipos, exponen en plenaria tres pensamientos

que han elegido; los explican manifestando porqué los eligieron.

 

DESARROLLO

información y orientación. 40 MIN.

 

Entregamos a los y las estudiantes la lectura “La tolerancia a la frustración”. (Ver

anexo 02). Luego de la lectura les pedimos sus opiniones, seguidamente

señalamos que:

La frustración es un sentimiento que surge cuando no logramos nuestros

deseos. Enfatizamos cómo ello se constituye en un problema no solo a nivel

emocional, sino también se manifiesta en la actitud que la persona tiene ante

ella.

Mencionamos que la tolerancia es una habilidad que se desarrolla, mediante

autoafirmaciones, mediante un trabajo con las emociones, que permite tener una

percepción clara de las consecuencias de perder el control, que es muy

importante aprender a tolerar a los demás, en situaciones muchas veces no

gratas.

CIERRE 25 MINUTOS

 

Pedimos a las y los estudiantes que elaboren algunas conclusiones a partir de

las preguntas:

- ¿Por qué es importante estar informados acerca del tema?

- ¿Cómo podemos afrontar los diversos problemas que se nos presentarán en la

vida diaria?

Enfatizamos que la conducta de tolerar la frustración conlleva a expresar una

actitud y, como tal, puede trabajarse y desarrollarse.

Toma de decisiones

Animamos a las y los estudiantes a que expresen compromisos referentes al

manejo de la frustración.

Después de la hora de tutoría

Sugerimos a los y las estudiantes que pregunten a sus padres, familiares u otros

docentes: ¿Cómo enfrentaban las frustraciones en diversas situaciones que se les

presentaban?, ¿Qué sentían y cómo lograban superarlas?

 

Vº Bº Coordinador de Tutoría                               Sub Director                                   Prof. de Área

 

DIRECTOR

Anexo 01:

 

Ejercicio para la identificación de aquellas ideas y creencias equivocadas

 

que pueden estar provocándote

 

A continuación presentamos un listado de pensamientos que son los

disparadores de las emociones. Ubica cual o cuales son los pensamientos que

identificas los que utilizas con mayor frecuencia, si son varios escoge uno a la

vez. Modifícalos poco a poco.

Si te es difícil detectar si este tipo de pensamiento es parte de tu forma de ser,

revisa tus emociones. Estas son causadas o mantenidas por tus pensamientos.

Tipo de pensamiento

Descripción

1. Extremista

Piensa y percibe su realidad en términos de blanco y

negro, todo o nada. No ve puntos intermedios. Usa

frases como: “Siempre hace lo mismo”, “Nunca va a

cambiar” “todo está mal”.

2. Alarmista

Estás convencido/a de que va a pasar lo peor en

cualquier situación. Por ejemplo: “Estoy tan nervioso

que me voy a equivocar y voy a perder esta

oportunidad” “tengo que hacer esta actividad, pero sé

que no me va a salir bien y se van a burlar de mí”.

3. Adivinador

Cree que sabe lo que piensan los demás. Ejemplo: “No

tiene caso hablar con el profesor, ya se lo que me va a

decir”.

4. Detallista

Ignora el conjunto y se fija en un solo detalle. Ejemplo:

 

El equipo trabajó muy bien y mañana es la

presentación, pero al expositor se le fue la voz, el

detallista piensa: “ahora todo se arruinó, ya no hay

quien exponga tan bien como ella”

5. Egocéntrico

Asegura que la conducta y los sentimientos de los

demás están causados por él. Dice cosas como: “se

deprimió por mi culpa”. Si pasa junto a un grupo de

gente y en ese momento se ríen, piensa: “seguramente

se están riendo de mí”

6. Exagerado

Está convencido que lo que sucede una vez, va a suceder siempre. A partir de una sola situación, saca

una conclusión general. Ejemplo: Si un amigo le niega

un favor, no le vuelve a pedir nunca nada porque sabe

que siempre se lo va a negar.

7. Modesto

Niega cualquier característica o conducta positiva en él

y aumenta todo lo negativo. Ejemplo: Ante un éxito,

comenta: “Fue pura suerte, cualquier podría haberlo

hecho igual o mejor”.

8. Juzgador

Decide rígidamente lo que está bien y lo que está mal y

exige todo y todos, incluyendo a él, actúen de acuerdo

a sus reglas. Se expresa así: “El no debería haberme

contestado así”.

9. Terco

Considera que siempre tiene la razón y no acepta

información que contradice su punto de vista. Está

relacionada con una baja autoestima. Se da en

combinación con el exagerado y el calificador.

10. Etiquetador

Pone etiquetas y define a los demás y a sí mismo,

basándose en una sola característica o en un solo

hecho. Si cometió un error dice “Soy un tonto”, si

alguien le negó un favor: “Es un mal amigo”.

11. Justiciero

Basa y califica muchas de sus conductas y de las

conductas de los demás, de acuerdo a lo que él

considera que es justo o injusto. Este estilo de

pensamiento generalmente va unido al juzgador, ya

que cree que la gente “debe” de actuar de acuerdo a lo

que él cree que es justo o que no lo es.

12. Vidente

Está seguro de saber lo que va a pasar en el futuro.

Sus comentarios son: “Sé que me va a ir mal en el

examen”, “sé que se va a enojar y no va a querer ir

conmigo”.

13. Emotivo

Califica la realidad y a sí mismo de acuerdo a sus

sentimientos. Si se siente feo, asegura que es feo. Si

se siente culpable, está convencido de que actuó mal.

14. Iluso

Espera que las cosas se arreglen solas. No actúa ante

los problemas y espera que de alguna manera se

solucionen.

 

Anexo 02:

La tolerancia a la frustración

 

El psicólogo Albert Ellis fue quien desarrolló la teoría que la baja tolerancia a la

frustración es el componente evaluativo de las creencias irracionales de la

persona. Las conductas que se derivan de estas evaluaciones son para evitar los

eventos frustrantes que, paradójicamente, conducen a una mayor sensación de

frustración que se pretende evitar.

La frustración es pues, el sentimiento que surge cuando no logramos nuestros

deseos. La intensidad de la frustración depende de las características de la

personalidad del adolescente, la emoción que se desencadena ante la frustración

puede ser con molestia, ansiedad, depresión, enojo; y se puede presentar en

diferentes conductas, desde el llanto, hasta la agresión, dependiendo sobre todo

del autocontrol del adolescente. El problema entonces, no solo radica en el

sufrimiento (muchas veces innecesario) sino la actitud ante la frustración.

El adolescente interpreta que la situación es la que le crea malestar intenso y que

ese malestar no debe ser parte de su vida. La baja tolerancia a la frustración está

relacionada con dos elementos:

o Una percepción equivocada y exagerada de la situación que estamos viviendo.

o La creencia de que es horrible vivir el malestar y no se le puede soportar.

La frustración forma parte de la vida y, aunque no se le pueda evitar, se puede

aprender a superarla, aumentando la tolerancia a la misma:

o Siendo conscientes del tipo de sentimientos que provoca y analizándolos

o Distinguir entre deseos y necesidades, evitando reacción como si los deseos

fueran necesidades orgánicas que necesitan satisfacción y alivio inmediato.

o Controlar los impulsos: es importante estar atentos ante el impulso que

propicia hacer algo que pueda resultar perjudicial para uno mismo y para los

demás. Recordar los resultados de dicha conducta impulsiva le ha traído y sus

consecuencias.

o Aprendiendo estrategias para resistir el malestar, con pensamientos positivos.

o Controlando aquellos hábitos perjudiciales que lo llevan a conductas adictivas,

evasivas o compulsivas.

 

Aunque la baja tolerancia a la frustración se ha definido como un importante

trastorno emocional capaz de romper familias, amistades, etc., estas se pueden

superar con paciencia y constancia.

 

La tolerancia es una habilidad que se desarrolla

o Mediante autoafirmaciones como: “El mundo no gira alrededor de mis gustos o

deseos y no pasa nada terrible si no obtengo lo que quiero”

o Recuerda todo lo que has perdido o dejado de obtener por la poca tolerancia a

la frustración.

o Mi vida y mi felicidad no dependen de aquello que deseo y no obtengo de

inmediato. Hay mucho más allá, si lo sé buscar.

o El malestar y el sufrimiento son desagradables, pero no me destruyen. Me

pueden servir para fortalecerme y desarrollar.

o Puedo soportar el dolor y es pasajero, a menos que con mi actitud y forma de

pensar lo haga permanente.

1,891 Vistas