Featured

ACTIVIDAD Nº 3 Educación Física 1º y 2º secundaria 30 agosto al 3 de setiembre del 2021


Actividad Nº 3 de la experiencia de aprendizaje Nº 6 del área de Educación Física del 1º y 2º grado de secundaria, que se desarrollará del 30 de agosto al 3 de setiembre del 2021

ACTIVIDAD Nº 3

DE LA EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE Nº 6

1º y 2º  GRADO - EDUCACIÓN FÍSICA-DEL 30 DE AGOSTO AL 3 DE SETIEMBRE DEL 2021

COMPETENCIA: Asume una vida saludable

TEMA: REFLEXIONAMOS SOBRE CÓMO LA ACTIVIDAD FÍSICA Y LA HIGIENE FORTALECEN NUESTRO SISTEMA INMUNOLÓGICO

¡Hola! En la actividad anterior, explicamos cómo nos defiende nuestro sistema inmunológico cutáneo. En esta actividad, vamos a comprender que la actividad física, a una intensidad moderada, así como los hábitos de higiene, contribuyen a mantenernos saludables y fuertes. Así, podremos plantear recomendaciones para fortalecer nuestro sistema inmunológico.

REFLEXIÓN DEL DÍA

“El cuerpo es el primer y más directo instrumento de comunicación y relación con el mundo, así como con nosotros mismos, por ello debemos cuidarlo.”

LEEMOS LOS TEXTOS:

RECURSO 1: “LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL SISTEMA INMUNOLÓGICO”

El sistema inmunológico está relacionado con el reconocimiento y la eliminación de todo material extraño que pueda ingresar al organismo, ya sea para amenazarlo o para beneficiarlo. Sin embargo, la característica más sobresaliente del sistema inmunológico es su capacidad para distinguir lo propio de lo que no es propio, en un esfuerzo por mantener el equilibrio del organismo. En estudios sobre la influencia de actividad física de intensidad moderada sobre el funcionamiento inmune, se ha demostrado que las caminatas vigorosas, llevadas a cabo casi diariamente, comparadas con la inactividad, redujeron a la mitad el número de días de incapacidad o malestares en un período de 12 a 15 semanas. En el grupo de personas estudiadas, aquellas que caminaron a un ritmo moderado fueron menos susceptibles a una infección que las personas que no realizaron actividad física. Por ello, recomendamos que cada sesión de ejercicios debe realizarse a una intensidad moderada, lo cual le brindaría a una persona un efecto protector contra las enfermedades.


 

RECURSO 2: “LOS HÁBITOS DE HIGIENE”

El crecimiento y desarrollo biológico y social óptimo de las y los adolescentes se logra fácilmente cuando crecen en ambientes saludables y armoniosos. La adolescencia es una etapa crucial para la formación de hábitos, conductas y comportamientos. Los hábitos que se adquieren a esa edad pueden tener una importancia clave en la vida futura de las y los adolescentes y permitirles o impedirles un pleno aprovechamiento de sus capacidades.

 

Por ello, es importante el desarrollo de hábitos higiénicos desde la niñez y su reforzamiento en el resto de las etapas: adolescencia, juventud y en la etapa adulta, lo que contribuirá a mantenernos sanas y sanos.

 

Los hábitos de higiene abarcan lo personal, el entorno y el ambiente, entre ellos se encuentran:

• El lavado frecuente de las manos antes de las comidas y de manipular alimentos, después de orinar o defecar y de estar en contacto con objetos sucios, así como cortar y limpiar las uñas

• El baño diario o interdiario y el uso de toalla individual

• El aseo del cabello, al menos dos o tres veces por semana, el uso de peine y cepillo individual • La higiene bucal con el cepillado correcto de los dientes al levantarse, al acostarse y después de las comidas, utilizando siempre su propio cepillo

• El uso de ropas limpias y apropiadas a la época del año

• Mantener el orden y la limpieza en casa y alrededores

• Clasificar los residuos domésticos para que puedan ser desechados en los lugares correctos

• Disminuir el uso de bolsas plásticas o envases de tecnopor, pues dañan nuestro ambiente

• No dejar que el agua se desperdicie, cerrando bien los caños y mangueras

 

 

Recordemos que la ausencia de estos hábitos de higiene personal y del entorno son la causa principal de enfermedades como alergias, problemas de la piel, diarrea, infecciones, gripe, entre otros, que perjudican el estado de equilibrio de nuestro organismo. Del mismo modo, si no cuidamos nuestra pachamama y el agua, no podremos sembrar en ella. Por ello, incorporar y mantener hábitos de higiene nos ayudará a mantenernos sanas y sanos y en armonía con el ambiente.

 

REFLEXIONAMOS Y RESPONDEMOS

¿En qué medida la práctica de la actividad física favorece al sistema inmunológico?................

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

 ¿Qué se comprende como hábitos de higiene y cuáles te falta incluir en tu rutina diaria para prevenir enfermedades?..............................................................................................................

………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Registra en tu cuaderno de trabajo.

 

Ya tenemos idea de lo que vamos a tratar en nuestra actividad. Ahora, empezamos nuestra práctica saludable en interacción con nuestro entorno, considerando siempre:

1. Disponer de un espacio limpio y libre de obstáculos, ventilado y con luz natural que permita realizar movimientos libremente.

2. Controlar las pulsaciones.

3. Realizar una activación corporal antes de cualquier actividad, así como concluir con la recuperación corporal.

 

REFORZAMOS SABERES PREVIOS SOBRE EL CONTROL DE PULSACIONES

Es el número de veces que el corazón late por minuto. Para controlarlo, debes poner la yema de los dedos índice y medio en la zona radial de la muñeca, tal como muestra la imagen.

 

 Presionando suavemente con ambos dedos, podrás sentir las palpitaciones del corazón. Estas se deben contar durante unos 15 segundos y luego se multiplica esta cantidad por 4, así obtendrás tus pulsaciones.

 

Para ejercitarte a intensidad moderada durante 30 minutos, tus pulsaciones deben estar entre 113 a 170, y, en los tiempos de recuperación, tus pulsaciones disminuirán.

 

REALIZAMOS LA ACTIVACIÓN CORPORAL

Empezamos con el control y registro de nuestro pulso; luego, iniciamos la activación (realizamos distintas formas de desplazamientos, movilidad de todas las articulaciones y estiramientos muy suaves), que debe durar de 10 a 15 minutos. La secuencia de movimientos para la activación debe ser diferente a lo realizado en la actividad central.

A continuación, reflexionamos:

¿Qué sentimos en nuestro organismo luego de realizar la activación corporal?.........................

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Registra en tu cuaderno de trabajo.

 

PRACTICAMOS ACTIVIDAD FÍSICA A INTENSIDAD MODERADA

A partir de las actividades realizadas y nuestra experiencia personal, creamos una secuencia de ejercicios que nos mantendrán con las pulsaciones necesarias para que la actividad física influya positivamente en nuestro sistema inmune. Claro, podrás hacerlo según tus posibilidades y utilizando siempre tu propio peso corporal.

 

Acción:

Saltos en el lugar como si estuviéramos saltando la soga (20 saltos por 4 tandas, con descanso de 20 segundos entre tanda).

Saltos al frente en el lugar o en desplazamiento según el espacio que tengas (8 saltos por 3 tandas para cada pierna, con descanso de 20 segundos entre tanda). Recuerda que la rodilla adelantada no debe pasar la punta de los pies, y debemos mantener la espalda recta.

 

Trotar o desplazarte por 10 minutos de manera consecutiva (descansar 40 segundos).

 

Hacer 8 planchas por 4 tandas o mantenerte en esa postura con piernas extendidas por unos 30 segundos por 4 tandas.

 

Descansamos por 4 minutos y luego repetimos la secuencia.

 

Anotamos el orden de su ejecución.

Luego, alternamos los ejercicios en una sola secuencia hasta aprenderla para repetirla otra vez. En total deberemos realizar 4 veces la secuencia de ejercicios.

¡Como ves, es todo un reto!

¡Vamos, invita a tu familia a realizar la actividad!

 

Registra en tu cuaderno de trabajo.